lunes, 21 de abril de 2008

Nieve en primavera





Ayer salí de ruta, contra todo pronóstico, he pasado el día fuera. Desde hacía varios días las previsiones del tiempo eran de “muy mal tiempo”, lo que quiere decir, frío, viento, lluvia y demás. Pero a pesar de todo, ahí íbamos unos pocos valientes, a intentar el ascenso al Trevenque.
Nos encontramos Sierra Nevada, cubierta de nieve, está preciosa, blanca e invernal. Por todo el camino caían copos de nieve, maravilloso para alguien que rara vez ha visto caer nieve y mucho menos en plena naturaleza. Era verdaderamente mágico. No hacía viento y tampoco mucho frío, o al menos no lo notábamos, demasiado felices para darnos cuenta del frío. Una suerte que no decidiéramos cambiar de planes, porque cosas como estas sólo se pueden disfrutar en momentos así.

2 comentarios:

Domingo dijo...

Espero que te lo pasaras tan bien como nosotros, la verdad que fue divertido, que es a lo que fuimos, a divertirnos, y no en plan competición como la mayoria. Un saludo, y sigue caminando.

Sofi dijo...

Creo que eres algo más que una senderista, magníficas tus fotos, tus experiencias. Allá arriba en la montaña las cosas se ven de otro color. Un saludo