domingo, 10 de agosto de 2008

Cuando la sed nos apremia


Es bueno saber beber, aunque parezca una tontería, la sensación de sed nos puede llevar a vaciar la botella de golpe, con terribles consecuencias.
El ejercicio provoca la eliminación, mediante el sudor, de agua y sales minerales. El sudor es un refrigerante orgánico para mantener la adecuada temperatura de nuestro cuerpo, enfría la sangre de los capilares y así regula la temperatura corporal, evitando el sobrecalentamiento.
Perder entre 1’5 y 2 litros de agua sin reponerlos puede provocar fatiga, sensación de sed muy acusada, calambres y reducción del rendimiento físico.

Cualquier buen montañero sabe que beber es lo más importante, haga frío o calor. Hay que acostumbrarse a beber antes de comenzar la jornada y al final de la actividad. Un consejo es que si no se dispone de mucho agua, hay que comer poco, ya que las proteínas pedirán agua a nuestro organismo y si no la podemos suministrar, la extraerán de nosotros.

Cuando se realizan rutas que se desarrollan en altitud y en ambientes fríos, hay que tomar agua igual que si hiciera calor, aunque la sensación de sed sea menor; en cuotas altas, el aire es más seco y los pulmones pierden humedad con la expiración sin recuperarla en la inspiración, con lo cual iremos perdiendo gradualmente agua de nuestro propio organismo.

Para llenar nuestras cantimploras vacías hay que saber que en la montaña el agua de arroyos y torrenteras próximas a zonas de deshielo estará más enriquecida con sales que va disolviendo de las rocas, raíces, etc., que si la tomamos directamente del lugar de nacimiento en zonas de nieve. El agua de nieve al ser derretida debe ser enriquecida con aditivos especiales para compensar las carencias.


Como beber

Cuando realizamos un esfuerzo físico, sea el que sea, trabajando, en gimnasio o en montaña, es bueno no inundarse de agua al primer síntoma de sed. Para que el organismo sea capaz de asimilar correctamente lo que bebemos, debemos hacerlo en tragos cortos después de calmarnos un poco.
Hay quien llena el estómago con un litro y medio de agua cuando todavía no se ha quitado no si quiera la mochila, las consecuencias de esta acción pueden ser vómitos y diarreas, el estómago no puede absorber tanta agua con lo cual con lo cual rompe y la expulsa junto con todo lo demás, en consecuencia, se queda hecho polvo, débil y con mayor pérdida de líquidos.

El agua muy fría no es buena, si nuestra agua se encuentra por debajo de los 15ºC., se recomienda tomar un trago y dejarlo en la boca sin tragarla, cuando vaya ganando temperatura la podemos tragar poquito a poco.
La cantimplora de botella puede introducirse en una funda térmica, no es muy efectiva, pero aísla un poco, claro que lo mejor para ambientes muy fríos es un termo con te o infusión azucarados y bien calentito, esto es de agradecer.

Hay que desconfiar de beber agua corriente por muy cristalina que esté, los cauces naturales pueden estar contaminados por muchos motivos y para rutas de varias jornadas, es importante llevar potabilizadores, químicos, pastillas o filtros.
Las pastillas son eficaces y de acción inmediata aunque dejan cierto sabor a cloro, un truco es que al hervirla se introduce una bolsita de infusión y al menos el agua no sabe a rayos.

3 comentarios:

Carlos Castillo dijo...

Hola senderista.
Gracias a que dejaste tu comentario en mi blog, sobre la ascensión que pretendo hacer al Mont Blanc, he conocido tu blog.

Ya sabía de la importancia de la hidratacion al hacer ejercicio fisico, y sobre todo en altura, pero al leer tu artículo se me ha quedado más claro, y he aprendido lo que hay que hacer.

Muy buenos consejos.

Saludos de un alpinista.

Fran dijo...

Hola Dama, gracias por haber visitado mi blog. Me alegra saber de personas que aprecian y disfrutan cada paso del camino, como es tu caso y saber ver otra cara, que es real y está allí, de la masificada y turística Costa del Sol, como también hago yo de la Sierra Litoral de la costa central catalana, a caballo entre la especulación residencial por su vertiente sur y la especulación industrial por la norte, pero en la que también quedan bonitos rincones donde disfrutar del camino, y frescas fuentes donde saciar nuestra sed. Buenos consejos los tuyos sobre este tema, muchas gracias.

Cinéfilo7 dijo...

¿que hay aventurera? he descubierto tu blog en el de Andromaca, y estan chulos tus blogs, pero este me ha llamado la atención, porque hablas del paisajismo verde de Málaga.Por cierto, ¿de donde es el lugar de la foto?
saludosss!