lunes, 6 de octubre de 2008

Desde la Cueva del Gato a la estación de Jimera de Líbar






Para comenzar la temporada de rutas por las sierra de Málaga, el domingo fuimos a dar un paseo muy agradable de unos 12 km. Desde la entrada (o salida según se mire) de la Cueva del Gato, hasta la estación de Jimera de Líbar, por cierto, una estación ferroviaria preciosa, antigua y muy bien cuidada.
El recorrido se realizó por una cañada real, siguiendo el curso del río Guadiaro y como lleva agua pues su sonido nos sirvió de compañía.
Fue un día tranquilo, luminoso pero no caluroso, sobre todo sosegado, sin sobreesfuerzos ya que casi todo el camino transcurre en descenso, sin a apenas dificultad, pero era lo que necesitaba.
Después de un verano de lo más largo y pesado, no me encontraba en forma para realizar fuertes ascensiones, ni física ni moralmente. Sin embargo, esta caminata es muy revitalizadora.
Como llegamos temprano a la zona recreativa de la Cueva del Gato, no había ni un alma, el lugar se encontraba solitario y muy hermoso, el agua recién salida de las profundidades de la tierra estaba fría y cristalina y, como no, subimos hasta el puentecillo justo en la entrada de la gran gruta.
Una vez terminado el recorrido, nos fuimos a un barecillo del pueblo que ha crecido en torno a la estación y nos tomamos una merecidas cañas.

4 comentarios:

Maeglin dijo...

Cuanta Malaga!! Y qué Verde!! Cada vez más zumba dentro de mí un potencial "senderisto" Jejejeje.
Las fotos como siempre de Lujazo.

PEPE DEL MONTGO dijo...

Conozco la estación de Jimera de Líbar y es como tu dices. Y el recorrido me lo apunto, pués aunque conozco la cueva del Gato todavía no he hecho esa ruta.

PEPE DEL MONTGO dijo...

Para conocer a Eva entra en el blog que recomiendo "Pa que te metes en na". Verás muchos de sus niñas y niños artísticos o de su imaginación, pero del que ahora estamos hablando es fruto de... la realidad.

Toro dijo...

Que autentico recorrido, esa zona es una maravilla. ¡¡…y esas cervecitas al final!! A ver si te hago caso y me animo para salir, porque como comentaba en el artículo que visitaste, estoy todavía en dique seco. Un abrazo