jueves, 25 de diciembre de 2008

Sin mirar atrás


Pasadas estas fechas festivas volveré a caminar por senderos perdidos para alcanzar las cumbres y divisar el paisaje lejano y cercano. Volveré a enfundarme las botas y a meditar en soledad mientras camino siguiendo el ritmo de mi corazón.
Seguir adelante sin mirar atrás, sin volver la vista…

8 comentarios:

J.m. dijo...

Hombre senderista soledad lo que se dice soledad , menuda ristra de gente llevas detras de ti.

lola dijo...

Que tengas unas felices fiestas, y muchos nuevos caminos para recorrer el próximo año.

Franziska dijo...

Yo digo que la soledad se siente dentro e incluso, muchas veces, cuanto más gente, más solo puede estar uno. No creo que ese sea tu caso.
Por donde caminas está la vida animal y de las plantas y el viento que sientes acaricia tu rostro y, además, se permite enredar tus cabellos. Y la presencia del sol aunque se esconda tras las nubes. Y, a la altura de vuestro calzado, hay multitudes de reptiles, insectos, anfibios que, alertados por el ruido de vuestras botas, se esconden y no respiran tranquilos hasta que dejan de oír vuestro paso. Los hombres tendemos a pensar sólo en nuestra soledad humana. Yo sé que todo lo que acabo de decir, una persona tan sensible como tú lo sabe. Perdona pero hoy tengo ganas de hablar y ya se sabe, el que mucho habla...

Julia dijo...

Y después de un comentario tan bonito como el de Francizka que puedo decir yo? jejeje.
Te dejo mis deseos de que los caminos que recorras en el 2009 sean de gran felicidad y sueños cumplidos.
Un besote!

©Toro dijo...

Que la felicidad te acompañe por las sendas, que la salud y el amor sean tus aliados, Felices Fiestas y mejor Año Nuevo. Un fuerte abrazo

Pepe del Montgó dijo...

Entiendo esa dichosa soledad del senderista aunque vaya con cincuenta más. Saludos

Maeglin dijo...

Roads go ever ever on,
Over rock and under tree,
By caves where never sun has shone,
By streams that never find the sea;
Over snow by winter sown,
And through the merry flowers of June,
Over grass and over stone,
And under mountains of the moon. Roads go ever ever on
Under cloud and under star,
Yet feet that wandering have gone
Turn at last to home afar.
Eyes that fire and sword have seen
And horror in the halls of stone
Look at last on meadows green
And trees and hills they long have known. J.R.R. TOLKIEN

Y QUE TU CAMINO NO SE DETENGA SENDERISTA. NAMARIË

Pepe del Montgó dijo...

Feliz entrada de año.