miércoles, 6 de mayo de 2009

Viaje a la Sauceda,Núcleo Recreativo Ambiental en el corazón del Parque Natural de los Alcornocales,







· El Parque Natural de los Alcornocales
A veces llego a pensar que los lugares mágicos de la Naturaleza, esos parajes con misterio, sólo se dan en los cuentos de hadas, sin embargo, existen.
La luz del atardecer en un día de primavera se filtra entre las ramas de los quejigos, alcornoques y fresnos, sus verdes y jóvenes hojas hacen que esa luz tenga un suave tono entre el verde y el dorado. Es brillante pero no cegadora y las sombras que producen se mueven al compás del viento, mientras los árboles susurran y el murmullo de un arroyo canturrea entre las rocas orondas y vestidas por el musgo fresco.
Los árboles viejos y de corteza rugosa, han vestido también sus copas con las nuevas hojas, mientras que un manto de colores ocres cubre su alrededor, las viejas hojas caídas durante el otoño e invierno son la alfombra perfecta para el bosque encantado cuyos helechos crecen altos y verdes, y las florecillas dan color a jardín que rodea cada árbol, un jardín espontáneo pero bien cuidado, tan variado uno de otro que no existen dos iguales.

Así lo he vivido en el P. N. de los Alcornocales, que es también llamado “la selva más meridional de Europa”.
Este paraje se extiende por el sector oriental de la provincia de Cádiz y una pequeña franja que pertenece a Málaga.
En su interior no existen altas cumbres (Pico Aljibe 1.091 mts), ni es un terreno demasiado accidentado, pero el bosque de alcornoques está surcado de ríos y es rico en fauna y variedad de flora. Se trata del reino del alcornoque (Quercus Suber), que junto con el quejigo (Quercus Faginea) o roble carrasqueño, forman el bosque mediterráneo más extenso y mejor conservado.





10 comentarios:

Senderismo Luis Gispert dijo...

Hola, Senderista. Hermoso y poético relato vivido en el P.N. de los Alcornocales. Un espacio para soñar.
Con mis saludos.

Alatriste dijo...

Unas fotos preciosas, que invitan a cuidar de una vez por todas de la naturaleza. Un lugar maravilloso para visitar con respeto. Espero que estés bien, amiga y mucho mejor de ánimo. Besos desde el Sur.

Franziska dijo...

El lugar tiene ese embrujo de la naturaleza. Preciosas fotos sobre las que, ahora mismito, voy a hacer clic para recrearme en ellas.

Con la luz de Andalucía y el buen tiempo del que hemos disfrutado estos días, no me extraña que lo hayas pasado realmente bien. Yo sé muy bien cómo me tonifican las pequeñas caminatas que yo hago en los cerros de Alcalá y en el valle siguiendo en curso del río. Vuelvo a casa como si me hubiesen hecho de nuevo y tan feliz que casi no me lo puedo creer.

Veronica dijo...

Que bonito sitio, un bosquecito para perderse.

Loreto Wallace Moreno dijo...

Un blog precioso, que me ha gustado leer sobre estos lugares que yo tanto conozco. Un abrazo, compañera!.

Emilio Alonso Sarmiento dijo...

Bonito paraje. Y hermoso reportaje. Gracias por compartirlo con nosotros
Un abrazo,

Asturias Verde dijo...

Magnífica crónica de un lugar casi mágico.
Saludos

Franziska dijo...

¿Has tenido dificultades para encontrar "La tortuga de dos cabezas?

No, el blog sigue donde estaba. Habrá sido alguna genialidad de Blogger. No me extraña porque, más de una vez, ya me ha contestado "esa página no existe".
Ya que he llegado hasta aquí -aunque cómodamente sentada- aprovecharé para leer alguna de tus entradas. Estoy un poco dispersa entre la fotografía y mis caminatas, amén de mis otras actividades no me llega el tiempo para todo lo que tengo programado.

Alatriste dijo...

Suerte para ese concurso y ojalá encuentres siempre ese tiempo que necesitas. Espero que estés muy bien. Besos y hasta pronto.

Pepe del Montgó dijo...

Doy fe por haberlo disfrutado in situ que ese paraje es hermoso como tu tan bien lo describes. Suerte de poder acompañar preciosas imágenes con las palabras adecuadas.