miércoles, 22 de julio de 2009

Todos los días se descubre algo


Con la “enciclopedia de montaña” en mano me dispuse a abrir la primera página que fuese para ver que sorpresa me deparaba, y salió la palabra “pirineísmo”, que decía así: conjunto de actividades de montaña realizadas en el Pirineo, historia del descubrimiento de esta cadena.
Pero, eso no fue lo que me llamó la atención. Seguí leyendo y aprendí algo que no sabía:
“Las pinturas rupestres halladas en las cuevas, así como los monumentos megalíticos dispersos por la cordillera, en forma de dólmenes principalmente, demuestra que el Pirineo está habitado desde antiguo. En los Pirineos Orientales existen grabados a más de 2.000 metros. La asociación de los parajes de altura con seres demoníacos es constante, al igual que en los Alpes, y la toponimia lo refleja: crestas del Diablo, lac du Diable, Picos del Infierno, Maladeta, Maldito, etc.”

Más delante de la descripción histórica sobre los primeros pioneros en ascender sus cumbres dice así:
“Pedro III de Aragón con su séquito sube el Canigó (2.784 mts) en 1276, año en que toma la posesión del trono; la crónica de Salimbene de 1285 señala que divisa un dragón volador en la cima emergiendo de un lago, lo cual hace dudar de la ascensión o de la veracidad del relato.”

Normalmente las grandes cumbres están asociadas a lugares de poder donde las tribus primitivas rendían culto a sus dioses y diosas, las innumerables pinturas rupestres en las cuevas cercanas a montañas lo demuestran, así como los monumentos megalíticos cuya entrada siempre están dirigidas hacia los imponentes picos.
Desconocía esta particular historia sobre los Pirineos aunque si sabía que estas montañas tanto en su vertiente española como francesa están asociada a lo místico y enigmático. Los sucesos extraños, por no decir paranormales, siempre han tenido lugar en las cumbres pirenaicas, siempre han guardado estas paredes rocosas secretos que no debían salir a la luz y han dado refugio a aquello que deseaban ocultar un misterio.
Lo de “divisar un dragón”, puede que sólo sea una mera leyenda, pero todos sabemos que las leyendas tienen un trasfondo auténtico. ¿Qué vieron entonces estos hombres de alma montañera?

5 comentarios:

Abi E. dijo...

Muchas historias hay sobre los Pirineos, pero no es de extrañar.

En la frontera entre Aragón, Navarra y Francia hay un pico que se llama la Mesa de los Tres Reyes (2.444 m.) en la que se reunian los reyes de estos tres reinos para no estar en terreno del otro.

Muy interesante lo que cuentas.

Un abrazo

Carlos Castillo dijo...

Hola amiga senderista, desconocía por completo todo lo que nos cuentas sobre los pirineos, es muy interesante. De todos es sabido que las grandes cumbres tienen algo de especial, algo místico, e incluso en ocasiones religioso. No tienes nada más que ver por ejemplo el EVEREST, que se considera por los pueblos indígenas, como morada de los Dioses, e incluso como respeto a ellos, no se sube hasta la mismísima cima, sino que las expediciones se quedan a pocos metros de ella. Me gusta como has redactado el artículo. Enhorabuena.
Saludos desde Granada.

Julia dijo...

Muy interesante tu post!!
Cuántas historias de antiguos que vivieron y recorrieron los senderos antes que nosotros guardarán las montañas!!.
Besosss.

Una senderista. dijo...

Muchos pueblos consideran las altas cumbres la morada de los dioses

alvaro dijo...

Pues tengo yo ganas de adentrarme en el pirineismo ehh,me faltan por conocer y a buen seguro que es un lugar inolvidable y para quedarse con la boca abierta.