viernes, 4 de septiembre de 2009

La lucha por su propio bosque


Esta historia se sitúa en Galicia y su principal protagonista es Lucia Espinosa, el escenario es el bosque de Cascaxide, una sensa arboleda con especies centenarias y un sotobosque de vida emergente.
El malo de esta historia, la burocracia que amenaza con la desaparición de dicha paraíso situado en el municipio pontevedrés de Silleda.

Hace tiempo Lucía heredó de su padre este bosque y sin duda debió de sentirse la mujer más afortunada, no todos tenemos nuestro propio bosque de magníficos y centenarios robles.
Pero, su madre, la usufructuaria de la propiedad, vendió 1.200 pinos y 100 robles, así que inevitablemente la tala comenzó antes de que su propietaria legal pudiera intervenir, demoliendo 80 pinos y 20 robles.

A pesar de ser la “dueña” del bosque que formo parte de su infancia y el pazo que era su casa de verano, se encuentra en un desagradable litigio familiar, ya que su madre ha mantenido las propiedades como usufructo y ahora enferma y anciana ya no vive en dicho lugar, con lo cual todo permanece abandonado a la espera de que la lenta vía judicial de de la razón y las llaves a Lucía, que lucha por mantener ese santuario de verdor a salvo de la tala, los fuegos y los pastizales.

La ONG Bosques Sin Fronteras cedió a Cascaxide el Premio al Bosque Amenazado 2008.
Lucía denuncia la desprotección que la Xunta de Galicia ejerce como norma y la administración retrasa la solicitud de protección sobre el bosque.
El ayuntamiento de Silleda lucha por conseguir declarar el bosque Espacio Natural de Interés Local, Lucía conservaría la propiedad con derecho de paso, nada más, pero para esta mujer luchadora de su tierra, es más que suficiente.

Espero que no comience la tala de nuevo y el bosque sea un lugar real, no un recuerdo.

9 comentarios:

Franziska dijo...

Una historia conmovedora y una situación llena de interés. Ese bosque que no conozco lo siento como mío porque es.como todos los bosques, un patrimonio de la humanidad que hay que preservar.

Abi E. dijo...

Hola Senderista, habrá que seguir este caso para ver como termina y que espero sea satisfactorio para el propio bosque.

¡Poderoso caballero es don dinero!

Un besazo

Pepe del Montgó dijo...

Estuve viviendo dos años en Galicia y los bosques son exuberantes. En la mayoría de los casos no era la tala la que estaba provocando la deforestación, era el fuego. Y otra cosa que me indignaba era como se había sustituido el bosque autóctono por eucaliptus. Ya nos contarás en que acaba la historia. Saludos

Blog A dijo...

Es una pena que los bosques tenga dueño, por lo menos la futura dueña se preocupa.

©Toro dijo...

Triste y lamentable situación, por desgracia la administración, esté donde esté, siempre anda fastidiando en lugar de ayudando. Ojalá que esto se resuelva de la mejor manera posible y ojalá que existan mucha gente como Lucía. Un abrazo para ti por trasladarnos estas historias.

Julia dijo...

Me quedo con la frase final de tu post:
"que el bosque sea un lugar real, no un recuerdo".
Esperemos que así sea! Por el futuro de la CASA que nos están prestando nuestros hijos.
Besosss, buen finde!!!!

el4dia dijo...

Hola, cuanto tiempo, "me encanta el aspecto del blog", queria aludar, entre en myblog y ya vi que es pasado.... bueno, siempre hay caminos distintos que se pueden seguir. Hay un hayedo en Leon que deberìas visitar....

ahhh, soy el4dia... ahora en:
http://loquemenacecuandotemiro.blogspot.es

Un saludo.

Veronica dijo...

Hola senderista, estuve en Galicia en mis vacaciones, y pude ver que bosques són los que viven alli, y me sorprendieron mucho. Yo acostumbrada a mi bosque mediterraneo, me parecieron espectaculares. Ojala se conserve, que són como perlas pescadas de la tierra. Un saludo.

manusolano dijo...

Sin duda, muchos de nosotros estamos con Lucía Espinosa.
Le apoyamos en su lucha.