viernes, 23 de enero de 2009

Fauna urbana


A veces, leemos artículos en periódicos y demás revistas que hacen referencia a la fauna urbana, sobre todo suelen verse animales salvajes en las principales ciudades de Estados Unidos y es que los animales a falta de un entorno natural no invadido y destruido por el hombre, se adaptan son sutileza e inteligencia a ese otro entorno salvaje que son las ciudades.

Se les llama “invasión de zonas urbanas”, pero esto es así porque el ser humano ha invadido lo que antes era el lugar para la vida de estos animales.
Las ciudades se han incrementado de forma imparable, las carreteras atraviesan cualquier medio natural, bosques, desiertos, lagos, ríos, etc. Las urbanizaciones crecen por doquier sin ningún tipo de respeto por el entorno. La tala masiva de árboles desplazan a las aves…, en fin, la lista es interminable.

También hay otro motivo al que hago mención de modo personal, y es que es más fácil alimentarse en el medio urbano que en un entorno salvaje.
La basura humana es muy atractiva y nuestras mascotas un blanco indefenso.

El puma, un precioso gatito de 50kg de peso, siente predilección por los perros, pero rara vez ataca a los humanos.
El coyote, un pariente del lobo, que siempre ha vivido en climas desérticos y cálidos, ahora se ha adaptado a vivir en Alaska, Florida y Nueva Cork.
El mapache, un plantígrado como el oso, ha aprendido a abrir los cubos de basura y le encanta las zonas suburbanas.
Los halcones de cola roja han hecho de la Quinta Avenida su nuevo lugar para anidar en los más lujosos edificios.
Los alces, invaden las carreteras, o son las carreteras las que invaden sus zonas de paso.
A los osos negros les resulta muy cómodo hurgar en la basura del casco urbano de Trenton, Nueva Jersey.
En San Francisco el turístico muelle 39, es el nuevo hogar de los leones marinos, que ya no emigran hacia el sur.
A los ciervos de cola blanca les encanta las casas de los ricos situadas a las afuera de Nueva Cork.
Los cocodrilos entran en las piscinas, se alimentan de perros y duermen bajo los coches.
Las tortugas marines desovan tranquilamente ante la atenta mirada de los bañistas en las playas turísticas de Florida.

Todos estos animales son especies protegidas por la ley y muchos estaban en peligro de extinción, ahora llegan hasta nosotros, bien reclaman su espacio o una sencilla convivencia.

4 comentarios:

Pepe del Montgó dijo...

Por aquí y por muchas ciudades ya, lo mas salvaje son las primillas que atacan a los pájaros enjaulados para desesperación de sus dueños.

Alatriste dijo...

Llevas mucha razón. El hombre es el peor depredador de la naturaleza, porque mata por diversión, no por necesidad. Este mundo agoniza por nuestra culpa. Ojalá tu escrito despierte conciencias. Me gustó el comentario que me dejaste. Fue muy bonito. ¿Hablamos? Un beso y feliz fin de semana.

Franziska dijo...

La convivencia con los cocodrilos me resulta un tanto espeluznante y eso que me gustan mucho los animales pero los reptiles...uf no son santo de mi devoción.

Emilio dijo...

Enhorabuena por el artículo, yo también hablé una vez de esa "vida urbana" que inunda nuestras ciudades. Más información en:
http://naturablog.blogspot.com/2008/07/vida-urbana.html