lunes, 26 de enero de 2009

Pequeños cuidados en la montaña


La protección en la montaña no debe descuidarse ni en verano ni en invierno.

Los días soleados de invierno pueden producir quemaduras en la piel igual que en verano, por eso, una buena crema de protección no debe faltar en la mochila, los labios también deben protegerse frente a la acción del viento y el sol. La altitud hace que disminuya la capa de ozono que nos protege de las radiaciones del Astro Rey y la refracción de la nieve es muy peligrosa para nuestros ojos, por eso no debemos olvidar unas buenas gafas que impidan quedarnos ciegos por los rayos infrarrojos que hasta en un día nublado en medio de la nieve puede provocar.

Las gafas indicadas para este tipo de actividad son las llamadas “glaciar”, son las más indicadas para actividades de montaña y poseen protecciones laterales y los cristales suelen ser de espejos, pero atención, este tipo de gafas no está indicado para otras actividades como conducir, ya que son bastante oscuras.

Otra parte del cuerpo que debe protegerse del frío invernal es la cabeza. Por la cabeza se puede perder hasta un 40% del calor corporal y en un día de ventisca se pueden congelar las orejas y las ideas, claro que esto tiene una fácil solución con un gorrito de lana o pasamontañas, sencillo y ligero, no ocupa espacio en la mochila y nos puede socorrer en un momento en que nos encontramos a merced de los elementos; existen otros modelos que llevan incorporado una protección para la nuca, orejeras y visera. Cuantas más partes llevemos abrigado de nuestro cuerpo, mejor conservaremos el calor y menos sufriremos.
En esta ecuación también entran los guates, olvidarlos no tiene perdón, sobre todo si hace mal tiempo. Los dedos de las manos son una de las partes que más rápidamente se enfrían, se vuelven insensible hasta tal punto que ni si quiera los sientes.

4 comentarios:

Blasco Navalta. dijo...

gracias por los consejos, siempre son muy útiles para los que nos gusta esta afición y estamos empezando en ella, un saludo.

Maeglin dijo...

Eso explica porque con una cazadora minima pero con guantes y gorro se llega a pasar menos frio que con un señor forro polar pero sin los mencionados elementos.
Yo esperaré a Marzo y que pase este histórico temporal para acercarme a cualquier montaña. Recuer2

Pepe del Montgó dijo...

Este invierno estoy acobardado y no me arriesgo con la nieve. Cuando salgo es cerquita y antes de anochecer en casita.

carmen dijo...

Muy bueno, senderista!
ÚTIL e interesante.
Saludos!