martes, 16 de junio de 2009

Cultura senderista


El senderismo para quien lo practica se convierte en una forma de conocimiento del medio natural, una actividad física moderada que mejora la salud y promueve la convivencia. Casi todas las personas son capaces de recorrer sendas caminando por lo que no existe impedimento de edad, un grupo de senderistas puede estar formado tanto por jóvenes, niños y ancianos capaces de emprender un recorrido a pie con más o menos dificultad. Como tampoco se exige un equipo especial para realizar senderismo ni conocimientos precisos de orientación, esta actividad está disponible para todos aquellos que tengan un espíritu aventurero y no se marquen grandes metas.

Normalmente los caminos suelen estar balizados, la mayoría de los PR y GR (pequeños y grandes recorridos) están bajo la organización de la Federación Española de Deportes de Montaña y Escalada (FEDME) o los propios municipios crean sus sendas por los entornos rurales. Hoy en día y debido a la creciente afición por el senderismo existen multitud de quías oficiales y mapas para seguir las rutas y conocer un poco mejor la naturaleza que nos rodea y el medio rural adaptado a ella.

El senderismo entra en España como movimiento organizado a través de Cataluña, desde Francia con la prolongación del GR 7 que comienza en Andorra y termina en Algeciras. Pero puede decirse que una de las rutas de senderismo más antigua que existe en el mundo es la del Camino de Santiago. Desde la Edad Media ha sido uno de los trayectos más concurridos y mejor señalizados, en la actualidad existe una ruta europea que une Emine (Bulgaria) con Santiago de Compostela (España).

A pesar de que el senderismo se entiende como una actividad que se da en el ámbito montañoso, no necesariamente es así, también puede hacerse senderismo peri urbano, alrededor de poblaciones y en las grandes ciudades. Oficialmente hay censado unos cinco millones de aficionados representados por la Asociación Europea de Senderistas (ERA, European Ramblers Association), que nació en 1969, tiene su cede en Alemania y la componen 56 organizaciones de 27 países entre ellos España.

Como amantes de la naturaleza existen unos principios esenciales que se deben respetar:
· Velar por la conservación y buen funcionamiento de senderos e instalaciones, nos pertenece.
· Nunca abandonar los caminos o sendas, deteriora la vegetación y perturba la fauna.
· No provocar ruidos innecesarios, así se aprecia el sonido de la naturaleza.
· No contaminar las fuentes y arroyos.
· Llevarse la naturaleza en la cámara no en la mochila.
· No dejar ningún tipo de basura, apagar las colillas y guardarlas.
· Nunca dejar residuos fuera de los recipientes adecuados ni encender fuego.
· Disfrutar del entorno y aprender a observar a los animales sin molestarlos.

4 comentarios:

Emilio Alonso Sarmiento dijo...

Querida Senderista:
Cuanto me gustan tu sensibilidad y cultura montañeras.
Un abrazo,

Franziska dijo...

Estas normas de cultura senderista
que lo son de sentido común, debieran hacerse públicas en los centros de orientación de rutas para que nadie pueda incurrir en determinados errores. Y lo de la cámara sí que es un buen consejo porque -vistas panorámicas, aparte- depara algunas experiencias irrepetibles.

Carlos Castillo dijo...

!!Qué razón tienes amiga senderista!!
Esa es la mentalidad que le tenemos que transmitir a las nuevas generaciones, y a todos nos irá un poco mejor en el futuro.
Me encantan tus palabras, están llenas de sabiduría, al que las lea seguro que le harán reflexionar.

Saludos desde Granada.

Socay dijo...

Hola senderista, lastima que estas palabras escritas por ti, haya que ir recordandolas una y otra vez...
Lastima que por unos pocos, muchos tengamos que perder esa parte sencilla, bella y a la vez fragil que la Naturaleza se ocupa de regenerar, pero a fuerza del trascurso de muchos años, esperemos que nuestros hijos, nietos, etc. sepan entender tus palabras.
Un abrazo
Socay