lunes, 17 de agosto de 2009

Óscar y Luís, los dos guardianes del Karakorum


Lunes 17 de agosto del 2009

Era ineludible, Óscar se queda en la montaña, allí arriba, será el guardián del Latok II.
Vigilará a aquellos que vuelvan a desafiar sus vertientes, acompañará a aquellos que recorran con paso lento sus aristas.
Gritará al viento el nombre de otro guardián, Luís el montañero del Alcoy que el día 25 desapareció para siempre en la cima del Gasherbrum I, sin más pena ni gloria.
Y allí vivirán para siempre hasta el fin de los días.

9 comentarios:

Franziska dijo...

Puede que dentro de dos mil años, alguien lo encuentre momificado igual que al hombre Otzi y termine convirtiéndose en un motivo de estudio para nuevas generaciones humanas que estarán, sin duda, lejos de comprender los motivos que empujaban a los hombres de hoy a arriesgar su vida de ese modo.

Mi admiración para la valentía y el corazón de esos dos montañeros, jóvenes, llenos de vida y de ambiciosos proyectos que tenían una pasión ardiente por la montaña. ¡Que descansen en paz! Ya han pasado a la historia de las gentes míticas de la montaña. Su vida no habrá sido en vano. Mucha gente les recordará.

Rondeño con vocación de serrano dijo...

Emotivas palabras las tuyas, amiga senderista

Julia dijo...

Adhiero a las palabras de Rondeño y de Franziska.
Saludosss!!!

Abi E. dijo...

desde allí nos vigilaran y velaran para que nosotros podamos volver.

Un besazo

Pablo Marín dijo...

Momentos duros principalmente para los allegados... pero como los toreros, imagino que para un montanero sería la forma ideal de dejar todo esto (aunque demasiado pronto)

Un abrazo y me uno a tus sentidas palabras.

Pepe del Montgó dijo...

En algunas situaciones como esta se acepta la muerte como algo connatural a la actividad que uno realiza. Es siempre una pena perder a un ser humano que arriesga tanto por amor a la naturaleza.

Bree dijo...

Pobrecillo...de verdad...que pena.

Maeglin dijo...

Descansen en paz ambos montañeros en las montañas donde quisieron estar.

embrujo dijo...

quizás, con el tiempo,si se sigue a traves de la historia las glorias y muerte de estos montañeros,alguien,quizás un sobrino o un hijo de un amigo,o simplemente un interesado,busque sus restos,como el que busca restos prehistoricos,hasta entonces sera el guía de muchos que intenten superar su hazaña no cumplida,seguro que eso le gustaría.