domingo, 16 de agosto de 2009

Rescate en el Latok II, una misión casi imposible



De las montañas y los montañeros solo se habla cuando se produce un grave accidente, una desgracia. Es entonces cuando los medios de comunicación se hacen eco de la noticia.
“Un montañero español permanece cinco días colgado a 6.200 mts de altitud sin poder ser rescatado”.

A casi todos nos suena el nombre de Óscar Pérez, un joven alpinista de 33 años que ha sufrido un terrible accidente en una pared de una montaña llamada Latok II, en la cordillera del Karakorum , Pakistán.
Esta montaña, que nadie sabía que existía tiene 7.145 mts de altitud y el rescate está planteando muchas dificultades.
Ahora una fuerte nevada hace que se suspenda y las probabilidades de que siga con vida son mínimas.
Hay que ser realistas, el ser humano tiene una gran capacidad de supervivencia, pero a esa altitud en la que la falta de oxigeno es importante y las temperaturas extremas, una persona que se encuentre al cien por cien ya lo tiene muy difícil, mucho más con las múltiples fracturas que sufre Óscar y casi impedido para derretir hielo y beber, que es lo más importante para sobrevivir.

Al igual que otro escalador, Luís María Barbero de 47 años, que el pasado 25 de julio desapareció al intentar coronar otra cumbre de esta zona del Himalaya occidental, el Gasherbrum II de 8.036 mts. Sus compañeros perdieron la esperanza de que estuviera vivo ya que desapareció a 7.600 mts de altura sin ninguna provisión y desconocen si llegó a hacer cumbre.

4 comentarios:

Shanty dijo...

Veo que eres toda una aventurera, amante de lo sano, de la libertad, lo natural. Será un placer seguir visitándote.

Un beso

Abi E. dijo...

hola, es uno de los riesgos que corremos los que practicamos este deporte y no hace falta irse tan lejos para perder la vida o quedarse en silla de ruedas.

El año pasado se mató un montañero que se despeñó en la cara norte del San Millán de 2.131 m. en la provincia de Burgos y muy cerquita de donde yo vivo una joven de 33 años tuvoi la mala suerte de agarrarse al a piedra equivocada y se le vino abajo, con lo que hubo que rescatarla y ahora está en el centro de paraplejicos de Toledo.

El monte era el Umión de 1.400 m. también en Burgos.

Lo dicho es el risgo que corremos y somos conscientes de ello.

Entonces juega la mala suerte o saberte retirara a tiempo.

Besos

Luis G. dijo...

Rubrico lo que dice Abi, el riesgo está presente en nuestras salidas a la montaña. Hemos hablado en este mismo blog de imprudencias que se comenten, de llevar equipos no apropiados, falta de alimentación, de no dar la vuelta a tiempo... Cada año se efectúan rescates en el Pirineo. El pasado mes dos montañeros fallecieron en la Cresta de Salenques, y consta que el número de accidentes de montaña sigue creciendo en el Pirineo, debido, sobre todo, al incremento de visitantes,mayormente en los meses estivales.

Saludos.

Pablo Marín dijo...

Leo en la prensa que han tomado la decisión de volver atrás por el mal tiempo y por las prácticamente nulas posibiliades de encontrarlo con vida...
Tiene que haber sido una decisión muy dura.
¡¡ Animo a la familia y a los amigos de oscar !! y ojalá todavía nos sorprendan con un milagro.

Un abrazo